Ismael Blanco: “Todos me piden que siga en Barcelona”

Ismael Blanco (31 años), delantero argentino, es el mejor fichaje extranjero de Barcelona en el 2014. Llegó a mitad de temporada y ya es el goleador de los amarillos y uno de los responsables de que los toreros sean líderes y tengan sueños de ser finalistas. Pero que aún no se siente en esa instancia habla de una posible definición con Emelec, aunque aclara que “primero hay que ganar los dos partidos que restan”. Afirma que desea renovar, que se lo piden los aficionados y sus compañeros, pero que la decisión es de la directiva. “Queda poquito tiempo” para que acabe su contrato (24 días), recuerda.

¿Independiente o Liga Quito podrían dejar a Barcelona sin final o ya ve a su club en esa instancia ante Emelec?
Aún no pensamos en la final. Pensamos en ganar los dos partidos que nos quedan (mañana ante Mushuc Runa y el próximo domingo contra Universidad Católica) y recién ahí enfocarnos en la final. Hace pocas fechas estábamos segundos y sí teníamos fe de que íbamos a ir a la final, pero hoy el torneo está difícil.

¿Le gusta cómo se puso el tramo final del campeonato?
Sí, está hermoso. A nosotros nos daban ya por muertos, y con la fe y confianza que teníamos sabíamos que íbamos a estar primeros. Así tienen que ser los campeonatos, luchados hasta el final.

¿Ahora solo tiene la opción ganar o ganar?
Sí, dependemos de nosotros. Estamos primeros y si ganamos los dos partidos que nos quedan, vamos a ir a la final contra Emelec.

Si llegan a la final con Emelec la vuelta será en el Capwell. ¿Eso afecta o favorece?
A mí me da lo mismo. Jugué finales en canchas distintas y por suerte he ganado. Las finales son finales y se juegan de local y visita, y si quieres salir campeón debes ganar.

Barcelona ganó los últimos dos clásicos con goles suyos. ¿Eso condicionaría a la zaga azul psicológicamente en eventuales finales?
Tal vez tendrían más cuidado, podrían estar un poco más atentos. No creo que tengan miedo. Quizá no se vería un lindo juego, porque serían finales y las finales se juegan a muerte y el que emboca primero las gana.

¿Y a Emelec no lo ve campeón directo?
Está atrás nuestro. Depende de nosotros. Si aflojamos y nos pasan habrá reproche entre el cuerpo técnico nuestro y el plantel, pero nos quedan dos partidos, somos líderes y seremos finalistas si ganamos.

¿Se siente menos acompañado en la delantera tras la lesión de Christian Penilla?
No. La verdad, creo que acá ninguno es titular, todos tiramos para el mismo lado, todos queremos salir campeones y sabemos que si jugamos en equipo vamos a lograr muchas cosas. Todo se ha conseguido en equipo.

¿Piensa aprovechar su buen momento para quedarse o para ir a otro fútbol?
Estoy muy contento en el Barcelona, pero termino mi contrato en diciembre. Queda muy poquito tiempo y depende de los dirigentes si quieren que me quede. Saben que tienen que hablar con mi representante; ellos ya conocen que yo estoy muy contento aquí. Mi idea y la de mi familia es que si nos podemos quedar, nos quedamos. Mis hijas también están muy contentas, van a la escuela y ya tengo un hijo ecuatoriano. Estamos terminando (el contrato) y quiero saber mi futuro. Deseo primero salir campeón, pero si puedo arreglar mis cosas antes (del 31 de diciembre), mejor.

¿Lo han incentivado sus compañeros para seguir?
La gente, por donde ando, lo único que me dice es que me quede en Barcelona y nada más. Mis compañeros también, preguntándome si me quedo, pero como digo: los dirigentes deciden.

¿Considera que es un jugador indispensable en Barcelona?
No, no. Solo soy un jugador más. Trato de aportar con lo mío, con toda mi experiencia dentro y fuera de la cancha. No me fijo si soy el mejor o el peor y cuando me toca jugar intento dar el máximo. Así lo hice en todos los equipos por los que pasé.

Pero parece ser un jugador ideal para el club. Llegó en la segunda fase y tiene 10 goles.
La verdad, no sé. Atravieso un momento lindo, igual que todos mis compañeros; somos primeros. Estoy muy contento; acá encontré un gran equipo y mis compañeros también me han ayudado. Vine a tratar de salir campeón y ojalá eso se consiga en dos semanas (si hay finales, la vuelta sería el próximo 21 de diciembre).

Con el nivel que muestra, ¿por qué perdió la titularidad en Lanús, su exequipo?
El técnico tenía su estilo de jugar, su forma. Además, en Lanús últimamente estaba jugando como un delantero por las bandas. Llegué como 9 y después empecé a irme por los extremos. Cuando a uno le dan confianza rinde siempre.

¿Cómo explica haberse acoplado tan pronto a Barcelona y su afición?
Por las ganas, mis deseos de triunfar y la fe que tenía. Cuando vine, dije que llegaba para apoyar en el intento de lograr objetivos. También apoya la hinchada del club, que es muy grande. En Machala les decía a mis compañeros que era increíble la cantidad de gente. A donde vamos siempre somos locales.

¿Qué lo ha sorprendido del balompié ecuatoriano?
Lo que me sorprendió más es la cantidad de gente que sigue a Barcelona. Es impresionante. Además, me llamó la atención lo fuerte que es el fútbol ecuatoriano; se corre mucho y está el tema de la altura. En Argentina y otros países donde jugué no tuve nunca altura y ahí se marca una diferencia.

Ya le sucedió algo anecdótico con Barcelona cuando fue al arco contra Independiente por las expulsiones de Máximo Banguera y Damián Lanza. ¿Le ocurrió algo similar en Grecia o Argentina?
La verdad, era la primera vez que atajaba profesionalmente. Fue algo raro, pero a la vez lindo y lo pude disfrutar. Pero no nos alcanzó (perdieron 2-1; Matías Oyola falló un penal).

Los hinchas y el periodismo comentaron que tiene buenas condiciones como arquero, por las buenas intervenciones que tuvo en su debut.
No, no (entre risas). Son locuras que uno tiene. En ese momento pensé que era la mejor opción para ayudar a Barcelona, pero después me hicieron el gol y perdimos.

Es un jugador solidario. Fue al arco y luego, ante Liga de Loja, pudo definir dentro del área, pero prefirió cederle el balón a Christian Suárez, quien anotó el gol del triunfo. ¿No se dice que deben ser egoístas los goleadores?
Sí, pero normalmente si veo la mejor opción, trato de darla (la pelota a un compañero) porque aquí somos Barcelona; no se trata de Ismael Blanco, el Chivo, Penilla, Matías (Oyola), (Franco) Peppino. Debemos jugar para Barcelona. Si hay uno mejor en posición, hay que dársela para que defina.

¿Hay alguna forma especial en que prefiera hacer goles?
Como sea. En mi carrera he hecho de todo: de taco, de todo. A mí lo que me importa es que la pelota toque la red. Después que sea de cabeza, o de chilena, no me importa.

¿Le quedarán muchos goles por anotar en Barcelona?
Sí. Cuando ya no haga más goles me retiraré, o cuando no tenga más ganas de jugar. Hoy tengo muchas ganas de jugar.

10 goles tiene Ismael Blanco en el campeonato nacional.

Fuente: eluniverso.com



Categorías:Actualidad

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: