Gustavo Alfaro analizó su arribo a la Tri y lo que se vendrá en la próxima doble fecha FIFA

Gustavo Alfaro, estratega de la selección ecuatoriana de fútbol, habló con relación a lo que ha sido su camino junto a la Tri, los primeros partidos ante Argentina y Uruguay. Además, ya piensa en lo que será la doble fecha de noviembre y el sueño de clasificar con el ‘equipo de todos’ al Mundial de Catar.

En diálogo con el portal de FIFA, explicó qué le motivó a asumir el reto de dirigir a Ecuador. “El potencial. Seguí su desarrollo en juveniles, hay una camada muy buena, así como también un grupo de jugadores interesantes de alrededor de 23 años, pero hay menos entre todos ellos y los Noboa, Domínguez, los Valencia. En el proceso de renovación, si logro darle una impronta del fútbol argentino, sin perder la esencia del jugador ecuatoriano, la selección puede recuperar ese lugar que ocupó seis años atrás, pero también pensar en una etapa de crecimiento a 10 años”.

“Combinar la escasez de tiempo de trabajo con la necesidad de resultados, de forjar un perfil de equipo, de grupo. Debía darles la mano a los jugadores y salir a la cancha, buscando que la primera impresión fuera buena, y armar rápido la sociedad con ellos. Sus respuestas fueron excelentes, me hicieron las cosas fáciles. Sentí que me creyeron e intentaron tomar los aportes que les dimos”, complementó.

Análisis de lo que fueron los duelos frente a Argentina y Uruguay. “Positivo, porque jugamos con dos de las mejores selecciones de Sudamérica. Hicimos buenos partidos, sobre todo con Uruguay. Estamos en una situación expectante que debemos confirmar ahora, sin creérnosla. Ecuador sacó 12 de los primeros 12 en la eliminatoria pasada y no clasificó. El que no conoce su historia, está condenado a repetirla. Nuestro trabajo recién comienza, en esto todos nos llevan ventaja”.

La reacción del combinado patrio luego del primer tiempo contra la Albiceleste. “Yo percibí eso en el segundo tiempo con Argentina, hubo otra prestación. Les dije a los jugadores: no les miren la camiseta ni el nombre a los rivales, si no, será difícil competir. Deben despojarse de los prejuicios. Lo mismo que con el tema de la altura”.

“Antes de Uruguay, les recalqué que estaba cansado que digan que el rival es la altura: ‘Demostremos que el rival es quien viste la camiseta, que hay sustentos futbolísticos, no geográficos’. Y vi un equipo suelto, generoso. Para mí tuvieron los tres factores que necesita Ecuador para achicar distancias con rivales de mayor jerarquía”, amplió.

Sobre los factores que necesita Ecuador mencionó: “El primero, la agresividad bien entendida. Por biotipo, son fuertes, veloces, dinámicos y técnicos, pero la pelota a veces se gana por cómo se disputa. Esto también influye en lo táctico. No deben temer a jugar con la defensa adelantada, lejos de nuestro arco: con su velocidad se recuperan mejor”.

“El segundo es la concentración. Aspiro a que mis jugadores puedan percibir situaciones o espacios para aprovechar en cualquier momento, porque se convierten en detalles decisivos a este nivel. Con Uruguay hicimos dos penales innecesarios por distracciones. Y tercero, la disciplina táctica, entender por qué hacemos cada cosa. El talento es una condición necesaria, pero no suficiente. Los tres factores pueden darnos la impronta de equipo que pretendo”.

Sobre los goles que le han marcado a la Tri de penal. “De malo, que los tres fueron innecesarios: dos por barrer la pelota al piso en época de VAR, aunque el de Argentina no me pareció, y otro por una mano levantada tras una pelota parada. Acá, las pequeñas diferencias marcan las grandes diferencias”.

“En lo táctico, con Argentina, nos privó de jugar como imaginábamos: si llegábamos 0-0 al segundo tiempo, la idea era poner jugadores rápidos y aprovechar su necesidad de buscar el resultado. Y después, es una Eliminatoria que se define por puntos, pero también por goles. Una mejor diferencia con Uruguay es un punto más”, prosiguió.

Los partidos frente a Bolivia y Colombia. “Como un todo, pensando cómo quiero arrancar y terminar en Bolivia, y cómo arrancar y terminar en Colombia. Para Bolivia, no ganar sería diluir el trabajo de renovación, es una final y así lo jugarán, deberemos prepararnos mentalmente”.

“Después, Colombia es muy intensa, con una identidad definida más allá de los cambios sutiles entre Pékerman y Queiroz. Además, sabe lo que es ganar en Quito, habrá que ser inteligentes para llevarla al terreno que nos conviene”.

Para finalizar, confirmó que hará todo lo posible para clasificar al Mundial. “Ecuador es hoy un puñado de muy buenas intenciones más que un equipo. El desafío, repito, hacer realidad una ilusión. Estoy acá no por el dirigir a una selección, sino para ganar. Por ejemplo, ¿dónde está escrito que no podemos ganar la próxima Copa América? Con los pies en la tierra, confieso que para mí sería una frustración no jugar el Mundial: pondré el alma para que Ecuador esté en Catar”, cerró.

Fuente: bichito.com.ec



Categorías:Actualidad

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: