Nassib Neme: “Estoy concentrado en el Emelec 2021, no puedo decir que me voy”

Nassib Neme Antón atraviesa su último año de mandato como presidente de Emelec, pero todavía su adiós está en suspenso. Le abrió las puertas de su casa a diario Expreso y habló de varios puntos que atañen al club, asuntos deportivos, económicos, fichajes y presente del Bombillo. Además, el tema de corrupción y el caso Bedoya del Deportivo Cuenca y la hipocresía en la dirigencia deportiva.

En 2019 dijo a los micrófonos de EXPRESO que este es su último mandato como presidente de Emelec. ¿Sostiene esa postura?

-El mandato último por el cual fuimos elegidos en diciembre de 2017 fenece este año y de momento tengo que concentrarme en el hoy y de momento es que Emelec tiene, en este 2021, desafíos deportivos muy importantes. Es una instancia en la cual todas las instituciones deportivas enfrentamos un contingente inesperado para la humanidad, por lo menos para nuestra generación. Y mi responsabilidad es conducir, en medio de esta tormenta que sugiere la pandemia, a la institución de la mejor forma posible y que nos permita consolidarnos institucionalmente o no perder esa consolidación mantener esta estructura organizativa y seguir peleando deportivamente por todo aquello que Emelec siempre se ha propuesto, salir campeón en todos lados. No puedo decir que me voy a ir o quedar porque es una decisión que dependerá de su momento de la comisión directiva y va a depender también de una elección que los socios tomarán.

Quiero llevarlo a su infancia, ¿Qué soñaba ser Nassib Neme a los 7 u 8 años? De niño.

– Es difícil que un niño pueda tomar decisiones por sí mismo y menos sin tener uso de razón, pero como todo niño jugaba todo el día y mi aspiración, como niño, era compartir con mis amigos, primos, hermano. Vivir la niñez que es lo que nos permite después a todos llegar a la adolescencia y juventud sin extrañar una niñez no tenida.

Hoy con sus años, qué le diría a ese niño.

– Bueno los vi a mis hijos a esa edad y les dije a ellos lo mismo que me tocó a mí pasar, que vivan la vida intensamente, que lo hagan con felicidad, que no se inhiban de tomar una decisión, un camino y hacer lo que ellos crean, basado en el respeto al prójimo y considerando que los derechos propios terminan cuando empiezan el del otro. Mis hijos de seguro se lo transmiten a mis nietos y así de generación en generación van transmitiendo la forma de vivir de ser.

Si de niño no estaba en sus planes ser dirigente, ¿Cómo llega Nassib Neme a la dirigencia deportiva?

– Fue muy casual, accidental. En enero de 1988, creo que era 14 o 28, había una lluvia torrencial en el estadio Capwell y se hacían las elecciones en la vieja tribuna San Martín y había una lluvia tan fuerte que el megáfono con el cual voceaban o daban el informe no se escuchaba claramente por la lluvia, las gotas que golpeaban intensamente el techado de metal provocaban un ruido mayor que el megáfono podía reproducir en las voces de quienes tomaban la palabra. Y alguien en algún momento cuando empezaron a decir ‘para presidente don Johnny Fellman, un aplauso para el vicepresidente Ferdinand Hidalgo, otro aplauso para los vocales’ y de repente se escucha un José Mena, mi segundo nombre es José, y no salía José Mena. Antes se colocaban unas mesas en un taburete donde se sentaba la directiva saliente y receptaba a la entrante. La elección era muy primitiva, no es que eran unas listas y se iba a votar de manera organizada como ahora, simplemente se mocionaba a alguien y si decían Stéffano Dueñas y y todos estaban de acuerdo,  usted pasaba a ser del club y si decían no mayoritariamente, pues usted quedaba afuera. De esa forma seguramente se hizo las elecciones en la época 20 y 30 cuando surgió como un club de la empresa eléctrica fundado por George Capwell y esa tradición se mantuvo. Pero en fin, dijeron José Mena y yo no me paré. En eso alguien dijo ‘acaban de decir José Neme’ y yo digo ‘no dijeron José Mena’, ‘no, es José Neme’ y la gente aplaudió y era el último que estaban eligiendo. Entré por la ventana. La gente le aplaudía a todo el mundo, Emelec venía de años de ostracismo deportivo que le significaba no volver a campeonar desde el 79. En ese enero del 88, con la nueva directiva, le significó a Emelec reencontrarse con un título.

¿Es cierto que en la dirigencia deportiva hay muchos hipócritas?

– Me cuesta hacer juicios de valor de terceras personas, y no quiero ser específico de quienes son hipócritas y quienes no, al que le calce el guante que se lo chante, pero evidentemente la falta de sinceridad de todos los involucrados, muchos o pocos, genera en consecuencia una falta de empatía en todas las partes y una falta de confianza entre todos los clubes ha estrategias comunes que puedan servir para la actividad. A pesar de todo esto, el fútbol ecuatoriano ha logrado avanzar a pasos agigantados, en mi opinión personal. En infraestructura, organización, estadios, clubes, prensa e hinchada. Era impensado que se pueda ver un Clásico del Astillero sin malla y en tan poco tiempo hayan adquirido una cultura de no invadir el campo de juego. La hinchada en todo el país ha logrado progresar y tiene una conducta, en muchos casos, y por lo menos desde este punto de vista, muy parecida a la que se utiliza en el primer mundo. Todos han progresado y siempre queremos más. El ser humano es ambicioso por conquistar y le parece que los pasos dados no son suficientes y está bien que así sea.

Los errores construyen a las personas, ¿Cuál fue el error que más le enseñó a Nassib Neme en la presidencia de Emelec?

– La gente confunde que hay un gran error y que ese gran error produjo esto. Los errores de los seres humanos, en la vida empresarial, institucional y deportiva son como el diluvio universal, no es que se abrió el cielo y cayó un chaparrón y se inundó la tierra. Fue gota a gota. Los errores en la vida se van cometiendo de manera recurrente y son a veces imperceptibles. Es como un caminante que va con una bolsa y recoge piedritas en el camino. Independiente de las piedritas. Pero si vas recolectando cada piedrita en el camino como pequeños errores que vas cometiendo, en un momento que la bolsa está tan llena de esas piedritas, que no pesaban al inicio por separada pero ya está tan pesada la bolsa que ya no puedes avanzar, ahí te das cuenta que has cometido errores y pudieras cometer el error de culpar a la última piedra que pusiste en la bolsa y no es así. Entonces la vida se compone de una serie de decisiones que vas tomando, algunas dependiendo del escenario que te encuentras. Normalmente son imperceptibles y no te das cuenta que fue un error. Quien crea que el gran error es este, esta equivocado no existe eso. Es posible que cuando vas conduciendo un auto a 200 km por hora cometiste un gran error que te llevó a la muerte, pero antes de eso hubo otros escenarios: primero que compraste el auto que iba muy rápido, segundo escogiste el lugar para andar a alta velocidad que no era el lógico y tercero que no estaba preparado para conducir un vehículo a esa velocidad. Entonces no hay la posibilidad de un gran error. En la vida uno comete un error tras otro y va aprendiendo de ellos.

¿Cómo cataloga los últimos dos años de Emelec?

El año 2019, cuando el equipo enfiló los primeros meses de la dirección de Ismael Rescalvo, no sucedió con Flamengo un hecho insólito que no vale la pena recordarlo. Creo que el equipo estaba para pasar esa fase. Fue traumático porque sentimos que fuimos mejor que Flamengo. Luego en los playoffs superamos a Macará nítidamente, y un fallo de ese penal en los últimos cinco minutos nos deja fuera. Hubiera sido una temporada brillante de no mediar por estos yerros, que como errores humanos los calificamos, de los jueces que nos dejaron fuera de ambas competencias. Y en el 2020, Emelec tenía las condiciones para llegar a la final. Dependió de nosotros, un penal en los últimos cinco minutos no anotado pudo cambiar la historia y un partido atípico en Cuenca, donde debimos haber ganado, terminamos perdiéndolo. Son hechos puntuales que nos dejaron fuera de una final y para los resultadistas es la diferencia entre el cielo y el infierno. Por encima del resultado, analizar lo que fue capaz de hacer el equipo, hasta donde llego y hasta donde pudo llegar de no mediar por errores muy individuales que nos limitaron a disputar otra final. Hemos considerado que el equipo merece un voto de confianza, darle continuidad al equipo que ya mostró de qué es capaz y dándole continuidad y la posibilidad de jugadores que Rescalvo pueden ser reemplazados por otros los fichajes responde a la necesidad de aportar en nuevas ideas al equipo manteniendo la base y la estructura de un plantel que ya sufrió demasiados cambios en las últimas dos temporadas.

¿Considera un fracaso no clasificar los dos últimos años a Copa Libertadores?

– No llegar a la Copa Libertadores nos genera un estado de inconformidad y a cualquiera que se identifica con Emelec le genera inconformidad. Quieren estar en la Copa, quieren salir campeón. Pero no puedes perder de vista que lo que vienes haciendo restructurándote y en esa restructuración las posibilidades de que no logres el objetivo está, pero eso no nos debe hacer desviar del camino. Tenemos un equipo muy fuerte muy sólido, el cuerpo técnico considera lo propio y este potencial no debemos destruirlo sino apuntalarlo y es lo que hemos hecho ahora.

¿Sigue creyendo en el proyecto Ismael Rescalvo como en el primer día?

– Por supuesto, si analizamos determinados meses de la competencia que Rescalvo dirigió Emelec, te das cuenta que es cuestión que se vaya afianzando la idea. El entrenador tiene clara su idea y los jugadores la han incorporado, asimilado.

¿Qué sensación le dejó no ir a la final este 2020?

– Obviamente estábamos convencidos de poder llegar. El Clásico estábamos muy convencidos de poderlo ganar, ese empate con un penal que no logramos convertir en los últimos minutos nos dejó expuestos a tener que dejar todos los partidos y fallamos. Esa es la verdad.

¿Qué significaron para usted el penal en el Capwell que no fue y la salida de Ortiz a último minuto?

– Barceló no nos olvidemos que había anotado todos los penales, los había pateado de una determinada manera, pero los jugadores toman decisiones en ese momento y esta vez decidió pegarle de otra manera y para mala fortuna pegó en el palo y salió, en otras pega en el palo y entra y hablábamos de otra cosa. No hay nada que reprochar. En el caso de Pedro Ortiz, en ese minuto Emelec deseando ganar el partido a como de lugar, fue hasta media cancha a despejar un balón, no la puede tocar con sus manos así que la fue a despejar con su cabeza y lo que hace cualquier portero, quienes han jugado fútbol lo saben, en un momento en el que el partido está por terminar se procura despejar el balón a campo contrario lo más fuerte posible porque necesita que el equipo logre convertir y para eso se necesita poner el balón en campo contrario. No quedaban minutos, quedaban 10 segundos para terminar el partido. Así que en mi opinión, Ortiz hizo lo que hubiera hecho cualquiera, hizo lo correcto para mí y luego ese balón de cabeza cayó en un rival y tuvo la certeza de convertir y son contingentes del juego. Ese es mi punto de vista.

En ese partido, en Cuenca, apareció la declaración del defensor Anthony Bedoya y un supuesto arreglo con un jugador azul. ¿Qué conoce del tema?

– Entiendo que Liga Pro, como se lo hemos solicitado, inicie las investigaciones relativas a lo que ha declarado este jugador. Es una cantinflada que un jugador en pleno partido se acerque a conversar a otro para que le diga todo lo que dice que el jugador de Emelec le dijo. Debió ser un diálogo de cinco minutos y se quedaron charlando en una esquina y dejaron de jugar el partido. Pero bueno, cada loco dice cualquier cosa y no hace sentido que un jugador en un partido se le ocurra cometer un acto de corrupción y menos ponerse hablar con otro jugador.

¿Vio la final 2020? ¿Qué tal le pareció?

– Era lo esperado, una final disputada donde no daban ventajas y los penales decidieron el campeón.

¿Quién mereció ganarla para usted?

– Cuando Emelec no está en juego para mí es indiferente.

¿Cómo terminó el año en números Emelec?

– La pandemia nos dejó secuelas y efectos negativos y entre ellos lo económico. Están cerrando balances en estos días porque el ejercicio se cerró el 31 de diciembre y espero la información financiera para saber cómo finalmente nos fue. Aunque podamos terminar la cuenta de ingreso y egresos haciendo matching, lo más probable es que el flujo de caja haya sido muy afectado porque obviamente se nos ha hecho más difícil la recaudación de nuestros deudores. Tampoco podemos ir a cobrarle a la gente con una pistola, ni con exigencias y seguramente la cuenta por cobrar, este activo corriente, ha crecido en función que se le hace a los deudores más difícil pagar sus obligaciones. Y como club estamos en la obligación también de tener paciencia.

¿Cuánto es el presupuesto 2021?

– Estará en el orden de los 13 millones de dólares aproximadamente.

¿Menor al del año pasado?

– El año pasado estaba en 14.5 millones de dólares. Habremos logrado reducir el presupuesto en un 5 a 7%. El año pasado se compraron jugadores y esos pagos por compra de jugadores ya no te afecta este año. La compra de Cevallos, Zapata, Ortiz han afectado el ejercicio 2020, pero puedes usufructuar del bien deportivo o aporte del jugador y su costo de fichaje ya fue cargado en la operación. Al no tener esa carga, hay mayor impacto en el flujo de caja y te permite bajar el presupuesto sin disminuir el potencial deportivo, hay otros que se tienen que pagar diferido entre 2021 y 2022 pero vamos a tratar que los números no sean rojos al final de la temporada.

¿Qué hizo para convencer a Sebastián Rodríguez? Porque tenía otras ofertas

– Yo nunca comienzo la conversación, con un jugador con el que estoy hablando de su contrato, hablando de las posibilidades que tiene con otro club. Si él me quiere hablar de otro club, que no me ha sucedido, yo no hablo de otras opciones de otros clubes, porque no es lo correcto. Nuestro interés por contar con Rodríguez por larga data se dio de los muy pocos meses que él empezó a jugar con Emelec. Hace dos años intentamos traerlo y al final lo logramos. Ponernos de acuerdo fue difícil porque es un jugador que tenía oferta del fútbol uruguayo, de un club pequeño en Europa, del fútbol árabe y fue una negociación compleja, larga, tediosa que ambas partes nos dimos tarea de ser pacientes hasta lograr un entendimiento, en el cual Emelec iba a llegar hasta donde podía. Eso le dije, ‘Sebastian vamos a llegar hasta donde podamos’. Le di dos opciones, ‘ya sabes cómo somos en el club, eres querido por la gente, eres ídolo de la afición, querido en la institución, respetado por tus compañeros, el cuerpo técnico te valora, los dirigentes también o puedes seguir probando suerte como te ha pasado y te has tropezado con dos situaciones que no abonaron en favor de tu carrera. Es tu decisión’. Tomó una decisión correcta y el club hizo el esfuerzo necesario para poderlo tener, sin que esto signifique pasarnos de la raya.

No le gusta hablar de los valores, ¿supera el millón de dólares el pase de Rodríguez?

– Se compró el pase de Sebastián y se le hizo un contrato de cuatro años. Entre estas cosas se hizo un contrato mayor a un millón de dólares, son cuatro años y teniendo sus derechos deportivos tenemos la oportunidad que si sigue en ese nivel mañana se pueden fijar en él un fútbol potencialmente, en el punto de vista económico, más fuerte que el ecuatoriano.

Emelec se ha caracterizado por vender jugadores y en estos últimos años no se ha visto una venta importante ¿Las ofertas han sido escasas o han decidido no vender?

– Veamos, Emelec vendió a Cuco Angulo en 2019, en 2020 apareció la pandemia y no creo que nadie estaba comprando nada. Y ese escenario no ha desaparecido.

Entrando a los fichajes y justo hablando de Angulo, sino llega él, ¿quién?

– Acabamos de tener la reunión con el cuerpo técnico y la dirección deportiva y el que podía marcar una diferencia era Cuco Angulo, pero Cruz Azul aparentemente va a ratificar al jugador y en esas condiciones vamos a confiar en todos los delanteros que hoy tenemos y seguramente las próximas 24 horas, dependiendo alguna circunstancia, pudiéramos estar cerrando nuestro libro de pases.

¿Cierran el libro de pases con lo que tienen?

– No (vamos a contratar), porque no vamos a traer alguien que no sea más de lo que tenemos o no esté al nivel de disputarle el puesto a Cabeza y Barceló y hasta el mismo Rojas, que a veces hace de segundo delantero.

¿Descartado Jordy Caicedo?

– No (lo ficharemos), ese jugador está entrando en conflicto con su club Vitoria. No es alguien que pueda competir al nivel de Barceló o Cabeza.

(Actualización) Apareció desde México que no incorporarán a Brayan Angulo en Cruz Azul, ¿eso le abre una puerta de esperanza a Emelec para su llegada?

– Sí, esperemos. Noticias aquí y noticias allá, no plantean panoramas definitivos. Hay que esperar, hay que ver. No se puede saber hasta enero 31 la decisión final de Cruz Azul, esa es la fecha límite de inscripción en la Liga MX.

¿El jugador que siempre quiso traer a Emelec y no pudo llegar?

– Deben haber muchos. Me recuerdo que cuando Álvaro Recoba tenía 18 años hicimos el intento en aquel entonces con Ángel Castelnoble, pero lo vendieron a Italia. Otro importante, hace muy poco teníamos todo hecho con un jugador que se rompió, de River Plate, Exequiel Palacios. Estaba hecho el contrato, en su momento el entrenador no lo necesitaba. Era el suplente del suplente de River. Tenía 18 años. Teníamos hecho el contrato y tuve que romper todo.

EXPRESO pudo conocer que la indumentaria 2021 iba a ser la misma que la del año anterior, ¿es real esto? 

– La pandemia ha sugerido retrasos en varias áreas. Lo más probable es que sea la indumentaria 2020 con algunos cambios, no mayores, y que aparezca como una camiseta que se usará en los primeros meses del año. La indumentaria final aparecerá entre tres o cuatro meses. Es normal, Adidas como toda empresa fue afectada por la pandemia y todas sus operaciones de manufactura sufrieron un impacto. Pero que sea exactamente igual de la del 2020 lo descarto. Habrán ligeros cambios.

¿Sigue sosteniendo que este Emelec puede ser el mejor de la década?

– Sí, lo sostengo. Es un Emelec muy fuerte muy completo y me las juego, por segundo año consecutivo, que así va a ser.

Con este plantel, ¿ve a un Emelec campeón 2021?

– Son los objetivos de Emelec, salir campeón de todos los torneos que participa, le tenemos mucha fe al equipo y los que estamos dentro del club sabemos el enorme potencial. Esperamos poderlo evidenciar desde el primer partido.

Ha ido a los entrenamientos, ¿Cómo están los jugadores?

-Han regresado en muy buena forma, se han cuidado. El equipo está muy comprometido por hacer una buena pretemporada y ansiosos de que comience el torneo y comiencen a jugar partidos.

¿Hay revancha deportiva en los jugadores de Emelec?

-Sí, la tienen. De hecho, mi revancha deportiva es producto de haberla adquirido de ellos. En conversaciones los veo con una bronca de empezar a jugar mañana, saben que en algún momento fueron los mejores de la temporada pasada y por errores individuales y aislados Emelec no está en la final.

¿Qué jugadores le han dicho que “este año vamos a ser campeones”?

-Casi todos, Cevallos, Arroyo, Rodríguez, Barceló, Bagüí. El mismo Sosa, Leguizamón, son jugadores que están muy enchufados con la camiseta. Rojas, son chicos que se han convencido que el 2020 no fue para ellos por detalles, este año debe ser.

¿Los fichajes se caen por los periodistas?

-En primer lugar hay que separar la labor del periodismo y la del dirigente. El periodismo es lograr la información bajo cualquier forma posible y está en su derecho de publicar lo que crea que ha descubierto, o la hipótesis que considera es una potencial contratación. Es un problema de él. No creo que un dirigente pueda perturbarse si un comunicador informó algo que era verdad o que no era verdad. Dicho esto, los dirigentes o muchos tenemos la costumbre sana o no, depende de cada uno de ver las cosas, de mantener las operaciones de la forma más reservada posible. Si algún periodista consigue la información veraz y la expone, a mí como presidente, que no lo he expuesto, y la gente que trabaja con nosotros tampoco lo expone porque los conozco, no nos queda decir que este es un comunicador que está cerca de la noticia, sabe hacer su trabajo y ha puesto en evidencia algo que no hemos exhibido públicamente y es respetable. Luego hay los otros que tiran nombres que no tiene nada que ver con la realidad, yo tampoco me molesto, solo me río, porque al final la credibilidad es un activo del periodista, no mío.

Llegó Marcos Mondaini y en redes preguntan, ¿Quién arma el equipo Mondaini o Neme?

-La gente puede pensar como quiera, pero los equipos de fútbol y la instituciones en el mundo funcionan así. Una comisión directiva, un cuerpo técnico y hay la gente que trabaja en la dirección deportiva. Cuerpo técnico y dirección deportiva van muy de la mano y la comisión directiva y la deportiva están en pleno contacto. Los entrenadores te dicen en estas posiciones vamos a requerir reforzarnos y las posibilidades se las discuten entre cuerpo técnico, comisión directiva y la dirección deportiva es el filtro que empieza a desechar o incorporar opciones. No existe un club donde los entrenadores digan viene este este y este, sino cada vez que venga un nuevo DT cambiamos el plantel y no es así. La comisión directiva tiene la obligación de balancear las necesidades técnicas de fichajes y económicas y en ese ínterin se van discutiendo con entrenadores. La dirección deportiva tiene al labor que esto se haga realidad y haya un equilibrio para poder lograr los mejores jugadores posibles al menor costo. Así se ha manejado Emelec en estos años y la inclusión de Marcos Mondaini nos ha permitido crecer aun más en ese aspecto, cuestionar a Emelec por su forma de manejar las cosas en este aspecto de fichajes, es posible y no vamos a perturbarnos pero estarían cuestionando al único equipo en el Ecuador que durante 10 años fue campeón y subcampeón, eso es un récord que no lo tiene ningún club en Ecuador y probablemente nadie en Sudamérica, tendría que revisarlo. Y la única forma de lograr eso es con buenos jugadores y si tienes buenos jugadores es que contrataste bien, no hay forma de contratar mal y salir campeón, te puede salir una vez pero no 10 años seguidos. Lo mismo con el cuerpo técnico. Nuestras política de fichajes la hemos sostenido en el tiempo y este año la hemos reforzado con la inclusión de Marcos Mondaini que ha venido a darle mucho más valor a nuestro trabajo y ha sabido potenciarlo, lo ha manejado con su experiencia desde su punto de vista técnico.

Fuente: expreso.ec



Categorías:Actualidad

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: