Roberto Ordóñez en modo revancha: «No habrá defensor que me pueda parar»

Desde que salió el argentino Héctor Bidoglio, de Aucas, donde según comentó el mes de marzo, no era del agrado del técnico ni de la propia dirigencia oriental, Roberto Ordóñez no ha hecho más que impresionar. Pieza clave tanto en su etapa en Delfín SC (2019) como en el entramado del conjunto que orienta el venezolano César Farías, ahora en la segunda fase de la LigaPro Serie A, la Tuka está rindiendo a un nivel envidiable a sus 37 años, cercano al de la temporada 2019, donde fue símbolo del cuadro mantense y se coronó campeón nacional. Un segundo semestre de 2022 destacadísimo que anhela cerrar con la convocatoria a la Selección y el título liguero en noviembre próximo.

En entrevista con La Radio Redonda el delantero centro guayaquileño dijo que ningún defensor se va interponer en su camino de volver a vestir la camiseta de la Tri.

Eliminación de Copa Ecuador: “Aucas es un equipo grande pero dormido. La hinchada merece respeto. Todavía no lo creo que me haya eliminado de la Copa Ecuador (ante 9 de Octubre), se los dije a los compañeros. Parece mentira que nos haya pasado eso, pero seguimos vivos en LigaPro y el fútbol te da revancha, poder jugar una final (si ganan esta segunda fase) sería extraordinario y grandioso para cada uno de nosotros”.

Farías, DT positivo: “Estamos enfocados, Dios ha puesto su gracia en este equipo, se ha formado una gran familia y estamos soñando con cosas grandes, con los pies bien asentados en la tierra. La verdad que César (Farías) es un DT positivo, que te conecta, que te da mucha confianza, saca lo mejor del jugador. Ha sido muy inteligente en cada partido, en cada entrenamiento, es un DT que sabe leer muy bien los partidos”.

Llegar a una final: “César (Farías) todavía sigue con coraje de lo que nos pasó en Copa Ecuador, la idea nuestra era ganar todo porque tenemos la plantilla. Lo importante es que tenemos gente positiva que quiere que crezca el club, una hinchada maravillosa. Para nosotros son nueve fechas, son finales y queremos dar el todo por el todo porque deseamos llegar a una final. Ha llegado un Tuka nuevo, pensando diferente trabajando diferente, apoyando al grupo desde donde le toque estar”.

Sin tiempo para lamentos: “Lo primero que me apunté al llegar fue fortalecer el camerino, eso me pidieron César y Danny Walker (principal directivo de Aucas). Roberto Ordóñez ha regresado con hambre, mucha más hambre de la que tenía antes. Lo que me pasó (con Bidoglio) fue muy complicado, mi familia sufrió demasiado. No tengo tiempo para llorar ni lamentarme, tengo tiempo para apoyar al equipo. Estoy muy agradecido con César por todo lo que ha hecho por mí. Yo cada partido quiero comerme esa defensa, quiero lo mejor para mí equipo. Dios me ha abierto las puertas y he podido hacer goles importantes”.

Espera la llamada de Gustavo Alfaro: “Me encantaría que me llamen, me fascinaría tener ese reto para ser parte de ese sueño mundialista, de ese sueño de todo este país. Nunca cerré mi paso por la Selección, lamento que en 2018 me lesioné de la rodilla porque en 2017 jugué los últimos partidos de la eliminatoria (para Rusia-2018) contra Chile y Argentina. Fui coautor de dos goles pero quedé con ese sabor amargo. Yo creo que podía haber aportado un poco más. Y yo nunca dejo de soñar, todo ecuatoriano sueña con vestir la camiseta de su país, por más que tenga 37 años, yo me pongo a soñar… No va a haber defensor que me pueda parar, quiero comerme al que tenga al frente, estoy enfocado en ser un aporte para mi equipo, quiero ganar todo y el que se meta en mi camino, lo siento mucho…”.

En enero de 2021 y luego de una campaña con Emelec, la Tuka firmó contrato por dos temporadas con Aucas. Disputó diez partidos y anotó dos goles en la LigaPro Serie A hasta el 30 de mayo de ese año, el último día que jugó en el primer equipo de los orientales, dos meses después de la llegada del entrenador argentino Héctor Bidoglio. Ordóñez fue enviado luego a las reservas y finalmente cedido al Manta, donde terminó el año.

De vuelta en Quito este 2022, el atacante no halló espacio y la directiva de Aucas analizaba ofertas para transferirlo.

“Me han humillado, me han pisoteado, me han hecho ver candela. Yo siempre pienso en mi familia; por eso, hoy doy una nota, porque es imposible salir de la institución cuando me adeudan nueve meses. El último mes que cobré fue junio (de 2021), porque hablé con mi abogado. En adelante no cobré ni un sucre hasta el día de hoy”, declaraba en marzo en diálogo con radio Área Deportiva.

De acuerdo con el jugador, hubo irrespeto por parte del club quiteño cuando este decidió no contar con sus servicios en el plantel de Bidoglio, pese a tener contrato hasta diciembre de 2022. “Yo trabajo con lágrimas. Me sacaron del estadio (Gonzalo Pozo Ripalda) con un guardia. La autorización era que yo no ingrese; no pude ni sacar mis cosas”, dijo.

“Es penoso, triste lo que me está pasando. No se puede regalar todo lo trabajado”, añadió el guayaquileño. “Soy Roberto Ordóñez, y por lo que he ganado, he trabajado, me merezco respeto; pero de los directivos de Aucas no he recibido eso”.

El veterano atacante reveló que fue enviado a entrenar conlas divisiones inferiores, categorías sub-16 y sub-18.

El gerente de Aucas, Andrés Báez, desmintió al futbolista y aseguró no tenía predisposición (de dialogar), tampoco en quedarse. “Lo que quiere Ordóñez es alargar este tema, encontrar una habilitación provisional y luego demandar al club. Así no funciona, y tampoco vamos a quedar como giles ante lo que busca el jugador”, declaró Báez a la radio La Red.

Fuente: eluniverso.com



Categorías:Actualidad

Etiquetas:, ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: