Chelsea decepciona, Milan, Madrid, Napoli, City y PSG se imponen en la jornada de Champions League

Graham Potter aún no hace magia en el Chelsea, que volvió a pinchar en la Champions League, esta vez con un empate ante el Salzburgo (1-1), y solo suma un punto tras dos jornadas.

Los ‘Blues’ son colistas del Grupo E, a tres puntos del AC Milan y se complicaron este miércoles su clasificación a octavos con otro partido que pone de manifiesto los problemas que tiene el equipo en las dos áreas. Ni Pierre-Emerick Aubameyang termina de funcionar arriba ni son capaces de defender en condiciones; su última puerta a cero data del 6 de agosto.

El gol inicial de Raheem Sterling, tras un partido muy cómodo, lo llevó al traste, un error de Thiago Silva y el empate de Noah Okar. Un punto muy bueno para los alemanes e insuficiente para los ingleses, que no arrancan con victoria la era Potter.

El AC Milan impone autoridad

Tras el empate ante el Salszburgo (1-1), el Milan se impuso con autoridad al Dinamo de Zagreb (1-3) en esta segunda jornada de Liga de Campeones en un partido dominado por los ‘rossoneri’ pero en el que tuvieron que reaccionar con madurez ante el tanto del conjunto croata que reabrió el choque y en el que Brahim Díaz dejó una de las actuaciones más notables de la temporada.

Goles: 1-0, m.44: Giroud; 2-0, m.47: Saelemaekers; 2-1, m.56: Orsic; 3-1, m.77: Pobega.

Sevilla no pasa del empate

El Sevilla sacó un gris empate en Copenhague en un partido flojo, que complica su futuro en la Liga de Campeones y no resuelve las dudas de un equipo que había sumado su primera victoria de la temporada el pasado fin de semana contra el Espanyol, pero no supo ganar a un rival voluntarioso.

Messi, Neymar y Mbappe rescatan al PSG; Nápoles vence al Rangers

Un sofoco que duró 70 minutos que acabaron gracias al argentino Leo Messi, quien fue decisivo por su asistencia y gol para que el PSG doblegase por 1-3 al Maccabi Haifa, que llegó a adelantarse en el marcador.

Sin embargo, frente al rival teóricamente más débil del grupo H, el PSG naufragó todo el primer periodo y buena parte del segundo, pero la calidad de los parisinos terminó por imponerse ante un rival desfondado.

El gol de Chery (m.24) tuvo réplica en Messi primero (m.37), en Mbappé después (m.69) y en Neymar por último (m.88). El tridente se compartió el botín.

Los de Christophe Galtier suman así tres puntos que les sirven para compartir liderato de grupo con el Benfica, que obtuvo una sorprendente victoria ante el Juventus de Turín.

Nápoles vence a Rangers

El Nápoles logró una importante victoria en su visita a Glasgow como colofón a un intenso duelo donde el veterano portero Allan McGregor a punto estuvo de convertirse en héroe cuando su equipo se quedó con diez.

El firme triunfo, sellado con los goles de Matteo Politano, Giacomo Raspadori y Tanguy Ndombele, acentúa el dominio del equipo de Luciano Spalletti, líder de su grupo por delante del Liverpool, al que goleó hace una semana. Seis puntos en dos partidos acumula el representante italiano.

Benfica sorprende a la Juventus y Manchester City sufre, pero vence al Borussia Dortmund

El Benfica se impuso este miércoles a domicilio (1-2) a un Juventus que se adelantó en el marcador pero que, tras un inicio perfecto, volvió a ser el equipo plano que acostumbra últimamente y se mantiene inmerso en una crisis de juego y resultados que le complican, por el momento, la clasificación a octavos en la Liga de Campeones.

Los blanquinegros sacaron su mejor versión, peligrosos en ataque, con criterio en un centro del campo dominado por Paredes e infundiendo respeto. La mezcla fue explosiva, confianza que se convirtió en gol antes del minuto cinco.

Y no fue Vlahovic, sino que volvió a aparecer el que se está convirtiendo en el clavo ardiendo al que se agarra Massimiliano Allegri, personificado en el recién llegado Milik, que con un testarazo a centro lateral de Paredes puso el esférico pegado a un palo y, por un momento, hizo soñar a los ‘tifosi’ de la ‘Vecchia Signora’ con un cambio de dinámica. Por un momento les hizo creer que el equipo había vuelto.

Despertó el Benfica de la mano de Joao Mario, Florentino y Neres. Reaccionaron después del tanto encajado y fueron domando el partido, inclinando poco a poco la balanza hacia su lado. Al final del primer acto el dominio era total del equipo luso, pero no habían conseguido superar a Bremer, Bonucci y Danilo, el último reducto de esos primeros diez minutos.

Hasta que un error de Miretti en forma de torpe penalti abrió el camino del Benfica y selló el destino juventino. Joao Mario no falló desde los once metros y empató la contienda.

Luego llegó el gol de la remontada. Esta vez a cargo de Neres, que recogió en el área el rechace de un gran Perin, que mantuvo con sus paradas el marcador inamovible, y disparó cruzado, desde el perfil diestro y con la zurda, pegado al palo derecho de la meta.

Manchester City vence al Borussia

En el reencuentro con su exequipo, el Borussia Dortmund, y en uno de los partidos más grises del Manchester City, acudió al rescate Erling Haaland para culminar una remontada y acentuar el dominio del conjunto de Pep Guardiola en el Grupo G de la Liga de Campeones (2-1).

Fue una de las peores tardes del campeón de la Premier. Tanto en el juego como en la gestación de ocasiones. Nada que ver con lo que es habitual en el cuadro de Guardiola, dominador y dueño de los partidos. Tardó ochenta minutos en disparar entre los tres palos el Manchester City. Tuvo cerca la derrota. Pero en cuanto tuvo oportunidad dio un giro al choque y se apuntó un nuevo triunfo.

Le sobra talento al conjunto citizen, que goleó al Sevilla en la primera fecha y con eso fue suficiente ante un rival que fue mejor mucho tiempo y que mantuvo el tipo hasta el final.

Jude Bellingham puso a ganar al Borussia Dortmund al minuto 57, pero a los 80 minutos, John Stones hizo el empate y al 84 Erling Haaland puso el 2-1.

Real Madrid sale a flote gracias a la calidad de Valverde

El premio del gol a un futbolista que representa los valores clásicos del Real Madrid, incombustible Fede Valverde, luchador eterno ante cualquier situación, desatascó un mal partido del Real Madrid en el Santiago Bernabéu, ante un Leipzig que se llevó un castigo excesivo a su gran imagen, con Marco Asensio firmando el gol del perdón del madridismo tras su deseo de marcha.

El peligro de sentirse superior antes de jugar o de desviar la mirada a un gran partido como el derbi madrileño, provoca imágenes como la del Real Madrid durante una hora de su duelo europeo. Gesto contrariado de Carlo Ancelotti, gritos desesperados de Thibaut Courtois ante la pasividad general, el aviso de la grada. Un equipo carente de creatividad, amparado al coraje en cada acción de Fede Valverde. El empate al descanso era la mejor noticia. En la segunda parte solo se podía mejorar.

Un Real Madrid sin Karim Benzema pierde gran parte de su esencia. Y está por ver la respuesta del equipo en partidos de altos vuelos. El Leipzig lanzó un aviso con un desparpajo impropio del que visita el Santiago Bernabéu en ‘Champions’. En la casa del campeón tuvo momentos de extrema placidez, encontrando grietas desde la pasividad de un equipo que sabe que en su portería tiene a un baluarte que salva los malos momentos.

La dependencia se traslada de Benzema a Vinícius, con un marcaje férreo de Simakan que logró que su trascendencia se rebajase. Y el Real Madrid lo acusa. La valentía alemana con una defensa adelantada, no fue aprovechada por la velocidad del ataque madridista. Y le permitió al equipo de Rose vivir cerca de la zona de peligro para aprovechar un error de ‘Vini’ en un pase atrás para que Nkunku probase la fiabilidad de Courtois.

La rotación al completo del centro del campo de Ancelotti, no sirvió para que su equipo fuese más enérgico. Es la zona que marca el estado del equipo. Plomizo en la primera parte, con un ritmo pesado que dejaba todo al acierto individual. De repente una carrera contra el mundo de Valverde, sin rematador en sus pases, un disparo arriba de Camavinga o el chut intencionado de Modric como ocasiones que suavizaban el mal trago.

Poco de Rodrygo el día que debía confirmarse como el 9 suplente de Benzema. En la zona donde Eden Hazard desapareció ante el Mallorca, por mucho que lo defiende su técnico que demostró que sus actos (hoy ningún minuto al belga), son distintos a la palabra. Había pedido penalti Nkunku de Nacho y también lo pidió Modric, arrollado por Schlager cuando se disponía a rematar cerca del descanso.

Cuando el Leipzig, con la movilidad de Werner haciendo daño a la zaga blanca, invitó al intercambio de golpes, el Real Madrid no acabó jugadas (cero disparos a puerta en la primera parte) y Courtois respondió a las tres que tuvo. Nada cambiaría en la noche carente de brillo en el arranque.

El partido pedía variantes de Ancelotti y recurrió a lo anímico, a saldar la ‘deuda’ que tenía con Marco Asensio. El panorama perfecto para la reivindicación, con algunos silbidos de la grada que castigaron la duda sobre su continuidad que también provocaron la falta de protagonismo en el arranque de curso. Su hambre debía servir de acicate, el ajuste de líneas retrasando metros a Valverde y pasando a un tridente de perfil más ofensivo.

El movimiento táctico sirvió para adelantar metros y estar un paso más cerca de la zona de peligro, con el Leipzig replegándose cuando sintió el peligro que aumentaba si le daba al Real Madrid la opción de correr al contraataque. Carente de finura pero aumentando la agresividad, perdonó la primera y acertó en la segunda.

De una ayuda defensiva de Asensio al borde de su área a la finalización con el balón picado del mallorquín pasaron unos segundos en los que Valverde condujo, Rodrygo la puso y Vini se topó con Gulasci. No hizo falta el regreso de las buenas sensaciones para ganar el partido. La primera vez que desbordó Vinícius en la izquierda encontró en su pase la llegada de Valverde que recortó con la derecha y precisó de zurda su disparo para dar el triunfo en una noche gris del campeón.

No era el final. Quedaba el momento Asensio, la reconciliación con una grada que le exige lo que puede dar. Con su zurda acostumbrada a dejar golazos, enganchó un disparo a la escuadra en una acción de estrategia con pase de Kroos que suma un jugador más a un ataque necesitado ante la añoranza de Benzema.

Fuente: EFE



Categorías:Actualidad

Etiquetas:,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: